Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2006

Visitas Inesperadas

Hoy he recibido muchas visitas inesperadas.
Gracias a M4rt1n, nuestro DJ entró aquí y comenzó a enviar a sus compis el enlace.
Eso de tener de pronto tanta notoriedad abruma un poco. Aunque el problema real es otro:
Al parecer me han identificado en la oficina con un compañero y la peña se ha ido descargando mis post en carpetas con el nombre del compañero con el que me confunden. Me imagino que, al igual que eso, habrán ido poniendo nombre al "pequeño ruiseñor" y otros personajes que viven en este blog.

Yo, Truman, vivo en este blog. Invento este blog. Y, dentro de dar algún que otro recao, intento que el que se pase por aquí se eche unas risas o sonrisas que alivien su mal día o lo refuercen si es bueno.

El blog empieza y acaba aquí. Los comentarios están abiertos para que cada cual exprese su opinión. Mi compañero se queja que le llegan correos sobre esto o aquello. La gente le llama Truman o simplemente vienen a quejarse por tal o cual aserto.
Esta gente no entiende el blog …

Un secreto a voces

Imagen
Hoy me he enterado que cinco compañeros se van. Lo llevan con más o menos discreción pero ya es un secreto a voces.

Casi todas las personas que conozco han conseguido mejorar su sueldo porque se van de su empresa a otra. Si no, es muy difícil, visto los patanes que nos gobiernan.

Llevamos una rachita de despedidas buena y a 10€ de contribución en el regalo, pronto habrá que pedir el aumento de sueldo sólo para paliar este gasto.

Dicen que sarna con gusto no pica, pero es que no es mucho el gusto, la verdad sea dicha. Yo para esto tengo un criterio bastante claro: Si se va alguien con el que he tenido cierta relación y no me ha tocado las pelotas, ahí van mis 10€. Eso sí, que se invite luego a unas porritas o unos sandwiches del Rodilla, ya que parece que lo de las cervezas no se estila.
Que no pase como con el vendedor de camellos, que con la cosa de que “le echaban”, se llevó su pack frikie para casa sin gastarse un puto duro.
Hay un pacto tácito y no es bueno romperlo si no quiere uno…

El curso (Tercera y última parte)

Imagen
Tras los post anteriores: El curso (Primera parte) y El curso (Segunda parte) cierro la trilogía con esta tercera y última parte:

El curso transcurre con la normalidad esperada. El proyector ya no da problemas, los manuales van llegando y ya no nos importa que el profesor se salte temas (antes tampoco pero la educación recibida: Hay que comérselo todo, no aceptar caramelos de extraños y atender al profesor, hacen que parezca que al principio nos importa).

La gente que da cursos por lo general llega a tan triste destino básicamente por dos motivos:
1) Está en la oficina sin facturar.
2) No hay otra persona disponible.

Tanto por un motivo como por otro, la motivación (valga la redundancia) es cero. Si a esto le añadimos que no maneja muy bien el temario, tenemos a un profe deseando que pasen las horas y los temas más rápidos que los abuelos en pillar sitio en el tren de cercanías.

Y si además añadimos que las transparencias están en inglés y que no conocemos muy bien el significado de "

El curso (Segunda parte)

Imagen
Hoy he empezado el curso. Nada que ver con los cursos de los que se nutre el post anterior. Bueno, un poquito sí, pero demos algo de cuartelillo y mientras retomemos lo que ocurre tras el break-desayuno o desayuno-fast, lo que los anglosajones llaman el breakfast, ya ves tú.

El caso es que tras el descanso se nota menos tensión en el ambiente, ya sabemos de qué va la cosa, tecleamos en el navegador "marca.com" o cualquiera de los supergigamails que tenemos, y nos ponemos a enredar entre prueba estúpida y prueba superestúpida.

Porque no nos engañemos, los ejemplitos de los cursos crispan más que Rubianes de pregonero en Valladolid, por poner otro ejemplo.

La obsesión de todos los alumnos(la peña) es hacer el ejercicio muy rápidamente para que los demás no piensen/pensemos, que son tontos. No saben que si pensamos que son tontos da igual la celeridad con la que resuelvan el ejercicio. Somos así y de un vistazo hemos puesto más etiquetas que un reponedor del Caprabo.

La gracia en t…

El curso (Primera parte)

Imagen
La semana que viene voy a un curso. Espero que me ayude en algo. Los cursos, por lo general, no ayudan en nada. Pero no hay que ser catastrofistas. Aunque, basándome en mi experiencia personal, mis expectativas se reducen a:
1) Un buen manual que me ayude en la estantería a tener más presionadas las revistas de Fotogramas.
2) Un horario mejor que el de mi oficina: Entrar después y salir antes.
3) Un PC con conexión a internet para mandar correos obscenos a los compañeros que se han quedado currando.

Para empezar, cuando uno va a un curso, por ejemplo, de una semana, debe asumir que el primer día y el último se pierden.
El primer día:
El profesor dice que se llama Paco mientras nos entrega el programa del curso. La peña(los alumnos) van llegando poco a poco por lo que, si eres de los primeros, se te graba a fuego que el profesor se llama Paco y que lo que te entrega es el programa del curso.
En esto se pierde, fácilmente, media hora. El tiempo más que suficiente para escrutarnos los unos a …

Un hecho puntual

Me estremece leer que el director del colegio donde supuestamente se ha producido acoso escolar sobre un alumno haya reaccionado así:
1)Denunciar al padre del chaval por robar el vídeo.
2)Decir que el chico es diferente.
3)Decir que es un hecho puntual.

Lo de la denuncia al padre por entrar en el colegio y arrebatar a uno de los acosadores el móvil con la grabación lo puedo entender. Aunque entiendo más al padre.

Lo de decir que el chico es diferente suena a : Si el chico fuera un hijo de puta como sus compañeros seguro que no tendría problemas. Este es un colegio de fuertes, no queremos a los débiles.

Y lo de decir que es un "hecho puntual" es lo mejor. Es como si el jardinero practica sexo con su señora esposa en un arrebato de locura y cuando le pilla el director dice el repasador de césped: "No se preocupe señor, es un hecho puntual".

Es muy gracioso esto del "hecho puntual":
Por ejemplo: Truman, un Truman mucho más siniestro que yo, podría haber dicho que lo…

Sacar billete

Imagen
El otro día tuve que ir a Atocha a sacar un billete. Iba ya con el equipaje, por si había una plaza libre en el AVE para el sur.
4 bultos, sin contarme a mí mismo: bulto sospechoso donde los haya.
Me puse en la cola de “Salida inmediata”. Delante de mí unos niñatos maleducados que querían cambiar un billete y una chica que iba a Pamplona (no llevaba ningún mantecado en la boca, gracias a Dios).
La chica de Pamplona se fue a otra ventanilla, que abrían especial para su tren, con lo que me quedé con los memos.
Mientras íbamos avanzando e iba empujando con el pie una de las bolsas que llevaba, una viajera inesperada se puso en la fila paralela a mí. Era como si reclamara mi puesto. Un poco como en las carreras fernandoalonsianas o pedrosianas, nos íbamos tocando con los bultos.
No sé si se pensaría que me había colado en la fila o qué. Estuve tentado varias veces a decirle: “¿crees que vas antes que yo?”. Lo hubiera preguntado por cortesía, aunque no hubiera usado ésta para dejarle pasar d…