Entradas

Mostrando entradas de abril, 2008

Historia de una cámara 2ª Parte

Imagen
Quedaban 5 días...

Cogí el coche temprano, para ser sábado, temprano: a las 13:30 ya estaba arrancando el motor. En veinte minutos circulaba con mi bolido por el centro y, sobrado y con un movimiento de volante que ni los Starsky y Hutch, clavé el coche en un sitito de zona azul.



Como eran las 14:00 y el horario de pagar era hasta las 15:00, eché mi eurito o algo (algunas cosas desagradables las olvido rápido), puse mi ticket de "toma-Gallardón-para-la-precampaña" y me dispuse a dar un paseo hasta la tienda de fotos de Morcipania arropado por un tiempo espléndido.
Caminaba dando botes (nada parecido a mi estresante caminar del día anterior) gozando del sol, las vistas y la ilusión de la pronta obtención de mi objetivo digital.

No me costó mucho encontrar la calle, paralela a una de las principales. Pero según me acercaba al local en cuestión llegaban hasta mis receptores visuales signos evidentes de abandono o cierre.
-La página no está actualizada y ya no están en esta direcci…

Historia de una cámara Iª Parte

Imagen
Andaba yo buscando una cámara de fotos de estas digitales para regalar. Dos problemas:
Uno: Elegir la cámara en cuestión.
Dos: Tenía una fecha tope para hacer el regalo: 7 días.
Tres: El "brusaíto" (como escuché decir una vez).

Tras hacer unas cuantas consultas a páginas especializadas, todo por interné, claro, y consultar también a mi amigo especialista en fotografía, ya tenía más o menos claro con qué cámara me iba a quedar: La Nisun AXT 95.
Uno: Porque era ultracompacta (quería que fuera pequeña para poder llevarla con comodidad a todo tipo de actos).
Dos: Porque Nisun es una buena marca, y además ya sé cómo funciona. Pasa un poco como con los móviles: cambias de Lokia a Jony y te toca aprender de nuevo a enviar un "sms".
Tres: El "brusaíto".
Cuatro: El "robocó".

Aún así, aún dudaba entre el modelo anterior, La 90 y el modelo nuevo, la 105. La diferencia de precio y las dudas entre unas prestaciones y otras me dejaron como estaba: en el medio de la mi…

A votar...en el concurso

Siguiendo la estela del post anterior, la que nos llevó a Soria para animar a David en su concurso, ahora toca darle un impulso en forma de voto.

Al parecer los organizadores han pensado en habilitar una zona de votantes para que cada uno y cada cual vote y se exprese.

No estaría mal que pasárais a votar por mi colega David, o a quien más os guste (conozco a un tal Juan que así lo hizo en una ocasión: todos votamos a mi colega pero a él le gustó más otro).

Han colgado un corte de 2 minutos aproximadamente a modo de presentación. Os aseguro que la actuación de más de uno da para más y de otros da para menos.

Desde mi modesto púlpito yo le brindo mi apoyo, por aquello de nuestra amistad clavada a una barra.

¡Suerte!

Camino Soria

Imagen
Ya lo decía Urrutia: "A la ribera del Duero existe una ciudad...".
Este fin de semana nos lo hemos pasado por Soria para animar a David en su concurso de monólogos.

Y "de primeras" se me ocurren dos reflexiones:

1ª Reflexión) Que el lema "Soria ni te la imaginas" es cojonudo (ya lo sabía) y corrobora las sospechas del autor. Porque ni me la imaginaba así de bonita, pacífica y acogedora. Simplemente no me la imaginaba, o sí: Un tanto vetusta, románica y gris. No sé si será el clima que ha hecho estos días, que me ha permitido ir luciendo pantorillas camino a San Saturio o los ojos de la Sra. Truman, que me alientan y sosiegan, pero el caso es que he tenido la misma sensación que encuentro en las playas de Cádiz cuando empieza a caer el sol pero hay tiempo para un último baño: Paz y Felicidad.

San Saturio


2ª Reflexión) De cada cuatro letreros que te encuentras por la calle, uno dice algo de Antonio Machado. Uno empieza a creer que con este ilustre poeta pasa com…