Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2009

Lichis II parte

Imagen
Tras la primera parte, ahí va la segunda acerca de mi conexión Lichis.

Desaparecido, para mí, tras la gira del "Ni jaulas ni peceras", me lo encontré en el canal local TeleK (la tele de Vallekas sin licencia, porque no las quieren dar, y que interesa a más de uno cerrar).

Allí se marcó algún tema guitarra española en manos (se toca con dos, ¿no?).
Había aparecido "Hotel Lichis". Un discazo que no tuvo el éxito de "Vestidos de domingo" y "Ni jaulas ni peceras", pero que tuvo más repercusión que el de "Cabrón".

"Hotel Lichis" comienza con una canción que ya quisiera firmar el mismísimo Sabina y encierra, en otras tantas, la sublime sustancia poética dentro de lo que algunos llaman pop y el señor Lichis reivindica como POP.
Disco en el que se apunta una declaración de intenciones sobre su nuevo rumbo vital. El que inevitablemente tienen que coger las grandes estrellas si no quieren acabar la función antes de tiempo.

Sabina por Vizcarr…

Lichis I parte

Imagen
Conocí al Lichis antes que él a mí. Normal, o no.
Aquel "vámono gorda, vas a ser mía" removió las meninges de más de uno. Por aquel entonces yo sufría, sin saberlo, empacho radioformulero (que sus buenas cosas ha traído, pero mucha musiquilla transformada ahora en politono que se apropia de tus ganas de vivir, también).

Luego vino "Cabrón", su segundo disco. Con menos apoyo y que, como uno seguía enganchado a la radiofórmula, ni se enteró. Y por fin el éxito, María Jiménez de por medio y reivindicación nada "cool" de la existencia humana.



No pretende ser esta entrada un repaso a su discografía, ni mucho menos. Tan sólo mencionar que aquí empezó el subidón del Lichis con su grupo "La Cabra Mecánica". Un directo cojonudo, donde recuperó canciones y pulso, se materializó en una gira agotadora llevando su feria ambulante con una energía descomunal.

En Alcoy, en un festival, pude saludar al genio (me lo había cruzado tiempo atrás en el Hebe de Vallekas, …

Y Hetfield cumplió años

Imagen
Ayer 3 de agosto (cuando uno no se acuesta sigue siendo 3, pero bueno) cumplió 46 años James Hetfield, líder de la banda de heavy metal más influyente de los últimos 25 años. O sea: Metallica.



Sin entrar en más detalles musicales y biográficos, porque no tengo ni puta idea ni tengo ganas de documentarme, entraré en otros detalles, más propios de mi recinto blogger.

Descubrí por casualidad dicha efemérides leyendo el periódico cuando aún retumbaban en mis oídos los rasgados compases de su guitarra en un mítico concierto (mítico para mí) celebrado el día anterior.

Metallica, un descubrimiento tardío en mi sonora vocación, borró con su "Whiskey in the jar" el mal sabor de boca que dejó el concierto de Barricada apenas una semana antes. Nota: aconsejo leer el enlace, es corto y no tiene desperdicio.

Lástima de condición humana, ¡puaj! (esto es un escupitajo al olimpo de los hijoputas).

Al Hetfield se le veía feliz, disfrutando con cada temazo y mirando mucho al público (se ve mucho d…