Entradas

Mostrando entradas de 2010

Soy un Hijo de Mutua

Imagen
Soy un hijo de mutua, sí, no quedan más cojones. La obligatoriedad de tener ciertos seguros de coche o de incendios, más otros que uno "toma" al firmar la hipoteca, más otros que uno coge por miedo a lo desconocido o por pavor a la indigencia próxima, hace que todos seamos un poco hijos de la mutua.

Algunos anuncios (bueno, millares) no paran de meternos en el seso la puta cancioncilla, el erizo o el soniquete taladrador del aparato encarnado. Las empresas de seguros condicionan campañas electorales, tienen mucha pasta (la nuestra, no lo olvides) y la gastan a manos llenas para que su imagen sea la mejor posible, la más guay.

Sí, soy un hijo de mutua y me imagino que ellos, los que trabajan allí, los que están allí en nómina, también.

Trabajar en una empresa así, donde las cuentas siempre son buenas, vaya como vaya el país, estado o región, y se pongan como se pongan, es la hostia de bueno.

La hostia de bueno para el propio empleado, que pasa la vida como el típico funcionario o…

Los Datos

Imagen
La vida entera se ha convertido en datos. Los números, cuyo origen está seguramente en un afán o necesidad de clasificar, de entenderse, de relación social, se han convertido en los auténticos dueños del planeta, de nuestras vidas.

Está claro que es preferible decir: "Tengo 2 pares de huevos" que decir "tengo varios huevos", "algunos huevos", "esos huevos".

Para eso, los números, son lo mejor.

Llega Pitágoras y la lía con su teorema: Que si cateto al cuadrado que si hipotenusa (qué bien se nos quedó la palabreja, ¿eh?). Y de ahí a las maquinitas estas, a mí mismo sobre este blog. Bien.



El problema viene cuando a partir de un número, de un dato, empezamos a valorar las cosas, las personas, los acontecimientos.

De pronto sale un dato en la tele: "Fallecieron en accidente de tráfico 7 personas más que en el mismo periodo del año pasado".
¿Y?

El paro ha bajado en 74.000 personas. ¿Y?

Esto ha bajado un 3% y esto otro un 5%, lo que supone un aumento…

Si no vas a escribir del Mundial o Cómo nos comimos a Naranjito

Imagen
Si no vas a escribir de los Campeones del Mundo, de España, de la selección española, de "La Roja", del Mundial de Fútbol 2010, del pulpo Paul, de Sudáfrica 2010, del gol de Iniesta...


De Xavi, de Villa, de Piqué, de sus heridas, de Casillas, del beso ante la cámara, de Sara Carbonero, de Puyol en toalla, de la Reina disfrutando del Mundial, de los príncipes desatados (ella más), de Del Bosque y su pose, de la mascota Zakumi...




De Reina y su cómico speech, de la Copa del Mundo, de las patadas de los holandeses, de Maradona, de Forlán, de Busquets, de Silva, de Mata, de Pedro, de Navas, de Capdevila, del esternón de Xabi Alonso...

De Camacho cantando los goles, del himno de España, de las vuvuzelas, de Potchefstroom, del estadio Soccer City, del partido de Suiza, de Manolo el del bombo, del recibimiento del día siguiente...

De la celebración en todas las ciudades, del árbitro de la Final, de la lesión de Albiol, del estado de forma de Torres, de Llorente, de Cesc, de la marea roj…

Barcelona y la Cerveza

Imagen
Atado a la cerveza como un párvulo a los ganchitos y al pocoyó, el otro día me di cuenta lo terrible que es no tener Mahou cerca.
Esto podría parecer un post remunerado de la marca, en fin, ya les diré algo a ver qué cae.



Pero sí, fue terrible ir a Barcelona (ya fui otras veces pero debe ser que la dependencia no era tan brutal) y no encontrar Mahou por ningún lado.

En todos los bares, restaurantes, supermercados, hipermercados, micromercados, oriental-markets, ambulant-markets, todo proveedor del zumo de cebada contestaba igual: "Mahou no tengo, tengo Estrella".

También había Heineken, Cruzcampo, etc, pero sobre todo, Estrella.

Mi estancia por Barcelona ha estado marcada por esta carencia. Trago tras trago me daba cuenta de que a mí no me gusta la cerveza: me gusta la Mahou.
Si puede ser "cinco estrellas", mejor que mejor.

A otros le gustan las galletitas Oreo, el ron Brugal o las natillas de Hacendado. Es lo que tiene esto del libre mercado y la abundancia, que da par…

Concurso de relatos: El Dios de los Mutilados (La Resolución)

Hacía ya tiempo que debía este post a mi amigo Lucideces.

El concurso de relatos estuvo muy bien gestionado por este ermitaño de los dominios puntocom. Este ciber (¡qué prefijo más en desuso!) - linkeador (esta parte me gusta más) de todo lo que pueda suscitar risa, sorpresa, alarma, escándalo y cualquier emoción que se encuentre en el diccionario básico de un rastreador de las uves dobles.

Yo hice mi contribución al concurso participando con este relato:
"Platos y Postres", que tuvieron a bien publicar.

Y también le di "publicidad" a través de este sitio. Lo cual me reportó una gran sorpresa y alegría en forma de Poema.

Con este post en el que enlazo a su último post sobre el concurso, donde se recoge un resumen amplio, cierro los míos sobre el mismo (vaya lío de frase).

Rocky (1993-13 de Enero de 2010) D.E.P.

Cariño a los Demás o el Sentido Verdadero de la Vida

Imagen
¡Cuántas veces habremos visto comerse a besos a dos auténticos desconocidos!
Somos así.
Al primero que pasa, al primero que aterriza, al primero que se cruza, le damos todo el cariño del mundo.
Somos así.
Somos guays.
Somos muy majos.

Realmente muchos de estos actos (impúdicos la mayoría de las veces) los hacemos pendientes de esa recompensa del desconocido. Que se refiera a nosotros como gente maja, como gente guay, como gente hospitalaria, como gente risueña, como buena gente.

Una puta mentira.

No podríamos pasar más de un fin de semana con esta gente. No podríamos mantener la sonrisa, la mandíbula abierta, más de ¿diez días?

Y sin embargo, la peña que está a nuestro lado, los que nos quitan las babas, los mocos y los vómitos; los que hacen guardia mientras dormimos; los que se preocupan en nuestra ausencia, éstos, no se merecen más que un poquito de ese espléndido cariño. A veces tan leve e imperceptible que a uno se le antoja miserable.

No sé si es una manía generalizada o hay que apelar a…

Lucideces escribe Poemas

Un día puse por aquí el anuncio del I Concurso de Relatos de Chusticieros.

Participé con un relato que, al margen de ser premiado, contribuyó al magma literario de esta web tan 2.0 que uno llega al hartazgo de vasos de cubata, poses manidas y flashes de ojos rojos.

Por promocionar el concurso, mi gran amigo Lucideces se comprometía a la complicada tarea de escribir un poema relacionado con la página o blog anunciante.

Y compromiso llevado a cabo.
Aquí dejo el poema que dedicó a este olvidado blog (por menesteres más urgentes) que no está abandonado al oleaje compulsivo de las visitas, la periodicidad minimalista o la extorsión copulativa del "AdSense".




Truman y sus problemas

Truman esperaba otra cosa,
buscaba otra cosa,
soñaba con otra cosa,
y entonces sólo se encontró con problemas.

Le gusta los Héroes del Silencio,
pero no callarse
lo que nadie se atreve
a decir en voz alta.

Quizá por eso le excita tanto
jugarse el tipo ante desconocidos
que no saben nada de él.

Truman sube al escenario.
y…

El año de la crisis: El Informe Truman

Imagen
Un mes ya en este nuevo año se me antoja suficiente para mirar de reojo al extinto 2009. El año de la crisis. Esa que seguiremos gozando durante este año ante la inoperancia del emperador. Cada vez somos más los niños que sabemos que el sistema está desnudo; que el traje es una farsa, construida a base de billetes, maletines y muy mala uva.

Parece que Haití nos ha devuelto parte de la Humanidad perdida, la solidaridad congénita que nos hace, por fin, ver que un atasco en la M40 es una nimiedad: absurdo y tonto cabreo cuando se nos cuela el vejete que lleva al nieto al cole.

Al negro del año ya se lo quieren cepillar. Está claro que vivimos en un mundo militarizado. Que no se hace nada sin que el general de turno o un Dr. Strangelove cualquiera dé su visto bueno. Eso lo aprende muy rápido cualquiera que llega al poder, del tipo que sea.

El señor de los empresarios nos ha dejado bien clarito, por si alguien aún no lo sabía, que estos magnates de puta mierda están aquí para jugar al Monopol…