Entradas

Mostrando entradas de enero, 2008

Personajes de Oficina I : El pelota

Imagen
Hace tiempo tenía ganas de estructurar mis ideas y exabruptos en relación a determinados perfiles o personajes que pululan por dondequiera que trabaje.

Comienzo por ese exagerado compañero, ese extremista del compadreo, ese halagador sin pudor que es: EL PELOTA.

8:00 A.M.
Apareces por la oficina enjuto ante la dificultad horaria (no sé qué bueno se puede hacer a esas horas; bueno, sí: mear y volverse a la cama), carraspeas un "bu-días" y te sientas en tu puesto con la esperanza de que el universo que te rodea no interrumpa tu decadencia neuronal.

8:02 A.M.
-¡Qué tal Truman!, ¿un café?
-Vale-dices mientras piensas: "Un café me vendrá bien, aunque sea de máquina, aunque no caiga palito ni azúcar y aunque mi compañero, EL PELOTA, comience su particular función.

MÁQUINA DE CAFÉ

Llevas lo justo para los dos cafés pero EL PELOTA (en adelante "Lota") se adelanta con su puño lleno de monedas asalmonadas y pequeñitas doradas.
-Deja, deja, ya te invito yo, que me qui…

Mi película de la Semana

Imagen
Otro blog. No sé si durará, porque esto lleva su tiempo.
En "Mi Película de la Semana" , Truman se mete a crítico de cine.
Para aguantar temporales varios uso a menudo los paraguas que me brindan las salas de cine, los uvehacheses y los deuvedés y de ahí esta nueva enajenación.
En fin...

La interpretación

Imagen
Llevo un día que me van a volver loco entre todos. Si soy sincero hay veces que preferiría que me hablaran en alemán. Así al menos no me alarmaría por no tener ni idea de lo que dicen. Aunque eso me pasa por arrimarme donde no debo.
Hay gente, digo yo, que realmente no sabe muy bien lo que dice y lo que hace es soltar a partes iguales verbos, sustantivos, adverbios, adjetivos, pronombres y todas esas cosas sintácticas que nos hicieron huir de la "Lengua" como de los morros de Carmen de Mairena.



Hoy incluso pensé que me habían echado algo en la leche de sobre de la máquina de café. No entendía ni media palabra de lo que me decían; imagino que mis ojos bailaban de izquierda a derecha en repetido y veloz ciclo mientras mi cerebro intentaba ordenar lo escuchado para darle sentido.
Nada, no había manera.
Me sentía como en un concierto de R.E.M., que ni con un traductor simultáneo, ni con subtítulos en cheli: ni puta dia del "Losing my religion".



El problema debo tenerlo yo, …