Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2008

Las Plantas

Imagen
Aprovechando el final del año todo bicho viviente con voz o teclado elabora algún resumen del mismo, o una lista con los mejores momentos, las mejores canciones (unos hacen una lista de 10 otros de 5), las películas, las fotos más poderosas, los hechos más lamentables...los triunfadores del año, los deportistas del año...

Caricaturas de Vizcarra

Todo el mundo hace balance o lista de propósitos (yo también, una vez), o una selección de los vídeos más vistos o más graciosos (hay que ver la cantidad de gente graciosa que hay)...

Todo esto para que luego nos echen a las 2 de la mañana "Siete novias para siete hermanos" (lo hicieron en Nochebuena), que no sé si queda algún abuelo en una residencia de sospechoso nombre, estilo "Residencia El Ocaso" o "Residencia El Último Suspiro" que la haya visto en el cine.
¿Qué película nos pondrán en Nochevieja? Yo siempre apuesto por "Grease" o "El coloso en llamas", pura estadística.

Aprovechando el fin de…

El Mensaje del Rey

Imagen
Se ha pasado el Rey por mi casa este mediodía. Sí, le conocí un día que me había dejado tirado el coche y apareció él con su pedazo de moto. Estaba un poco agobiado con eso del Mensaje de Nochebuena así que, como yo tenía abierto el ordenador y enchufado el internet, le he propuesto que, para desestresar un poco, escribiera por aquí una especie de mensaje, que me ha permitido titular como "El Mensaje del Rey".
Lo que ha escrito es lo que copio y pego a continuación (me he permito editarlo un poco y poner alguna fotillo):

"Buenas noches. Se supone que tengo que hablar a todos los súbditos de España, Estado Español o como cojones quiera cada uno llamarlo sobre cómo nos ha ido el año, y deseando la paz a todo el mundo y un próspero año nuevo (palabra esta muy de felicitación navideña y poco más).

Se supone, digo, porque lo que realmente quiero es repasar y poner en orden mis propias experiencias.
Para empezar, los hijos de su madre de los nacionalistas catalanes no paran de…

La sonrisa del chino

Imagen
Corría un chino (un chico de rasgos orientales, vaya). Cruzó la carretera por donde no debía y pasó delante de mi automóvil (un coche, vaya).
La mirada fija en algo que había a lo lejos. Al girar con mi coche lo vi.
El chino corría vaciándose, con esa fuerza con que corremos cuando sabemos que unos metros nos separan de la gloria y queremos alcanzarla. Una victoria cotidiana que nos alegrará a pesar de los jadeos posteriores y alguna que otra tos. Perdía el autobús.

Las luces de emergencia y su posición en el espacio reservado a la parada evidenciaban que algunos segundos de margen había. El chino corría al sprint.
Yo avanzaba con mi coche acercándome al autobús cuando éste puso el intermitente para incorporarse a mi carril: El chino se quedaba sin victoria, perdía vaya. Jadearía sí, pero pasmado de frío durante largos minutos alrededor de la marquesina.

Como conductor cortés que soy, cuando no descortés, me hubiera cambiado de carril para facilitar la maniobra al autobusero o hubiera le…