Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2007

La rata

Imagen
Soy, salvando las distancias, una rata.

Sobrevivo en las cloacas y el instinto de supervivencia me hace saltar del barco cuando hay peligro. Por ejemplo, un incendio.

Para qué quedarse, para qué ser un héroe. Las ratas nunca somos héroes. Al revés, tras apagar el incendio, el capitán al vernos diría: “¡una rata!”…y nos daría de escobazos o arcabucazos…hasta eliminarnos o hacernos, paradójicamente, saltar del barco.

Nunca seré capitán (ni tampoco marinero, ni tengo nada que ver con la canción de “La Bamba”; tampoco voy a estar todo el día escuchando el “Master of Puppets” pero vamos, que “La Bamba” como que no). Así que, una vez asumida mi condición, me entrego al arte de buscar comida, refugio y perpetuar mi especie. Que es a lo que vine.



Y dejo las patochadas para los papanatas.

El caso de Ratatouille (ratatuli, lo llamo yo, igual que mi madre dice Clin Stanbod en lugar de Eastwood porque le sale así) es un caso especial y horripilante. Un mal ejemplo, una rata chef. Y del chef al chief …

Cada uno es como es

Imagen
Se me ocurre hablar del puto cambio de hora que dará para más de una conversación absurda de desayuno o ascensor: "¿Entonces las 6 ahora son las 7? y se hace de noche antes, ¿no?".

Se me ocurre hablar del mundial de Fórmula 1, el nuevo opio del pueblo, viendo cómo se gestiona últimamente el fútbol (deportiva y peseterilmente hablando). Todos expertos pegados al televisor, sea la hora que sea, como mi amigo Sergio, y todos opinando.

El conductor que me trajo el otro día pilotaba bastante, en todos los sentidos, y me dio una charla de lo más pedagógica sobre Alonso, Hamilton, Raikkonen y todo lo que encierra la fórmula 1 y las otras fórmulas, los rallies. Y cómo un colega suyo de toda la vida cogía las curvas a 190 por un puerto que hay cerca de su pueblo. Y claro, el muchacho consiguió su sueño: Correr en competiciones. Pero no tuvo suerte ni el dinero necesario, porque esto de los coches es como lo de los toreros: o vas con la pasta por delante o ni puto caso al talento (quizá…

A los que saben

Imagen
El concierto de Héroes fue tan cojonudo que mejor no hacer ningún comentario.

Dicho esto y siguiendo en mi línea cascarrabias-laboral, me sale retratar a "los que saben". Es un poco reiterativo el tema, digamos que al mismo ritmo que éstos exharceban los nervios del más reposado trabajador.

Frases como "Por favor, prueba los cambios antes de subirlo todo a producción" o "Cuando vuelva te quiero ver mirando otra página" o "No funciona nada" pueden parecer más o menos normales así, fuera de contexto.

Vamos pues al contexto:
El trabajador hace unos cambios, los prueba y los sube a producción. El personaje "El Que Sabe" ( en adelante "EQS") se va presto a cubrirse de gloria haciendo suya la ejecución de dichos cambios. Pero aquello no funciona, porque no están haciendo las cosas como se deben hacer y debería "SABER" hacer. Resultado: e-mail con retintín, soberbia y falta de tono.
"Por favor, prueba los cambios antes …

Volando voy

Imagen
Es curioso cómo están planteados los vuelos de corta distancia. A saber: Hay que estar una hora antes en el aeropuerto, recoger la tarjeta de embarque (que el barco no lo veo por ningún lado, pero bueno) y luego esperar no sé cuántos minutos a que salga el avión.
Si el viaje se te da más o menos normal, es decir, si se te pasa volando, llegas al aeropuerto de destino a la hora prevista. Pero queda la ruta rodada del avión, el autobús y luego dar largos paseos, bolsa de mano en mano, por los pasillos del puerto aéreo.
Y todo, al final, para coger un taxi que, tras una hora de camino, te cruje y te deja en tu casa o en tu lugar de destino: hotel, oficina o descampao.
Total, que empiezas a valorar el patinete como medio de transporte ideal: Contamina menos que las toxinas de Al Gore, te ayuda a estar en forma, y tarda lo mismo que el avión. Todo ventajas.

Hoy, mientras volaba, y por aquello de relajarme un poco, me puse a mis Héroes para también recrearme en la suerte de tener entradas para…

Ponerse en forma

Imagen
No hay más remedio: Renovarse o morir. Cada uno pone su límite en una marca de la báscula, yo llevo tiempo fluctuando sobre ese límite. Así, y embargado por la moda post-vacacional, que es la misma que la pre-vacacional y la misma que la de año nuevo-vida nueva, he decidido volver a recuperar la forma, la que tuve y perdí, la que ansío tener mientras me colapso al borde de un plato de huevos revueltos con morcilla, la que me hace dormir mejor, soñar mejor y vivir mejor. La mejoría absoluta, haciendo bueno el "mens sana in corpore sano".
La que me hace sentir como el "David" de Miguel Ángel: Admirado y universal.

En fin, que me he puesto manos a la obra (a trabajar en un andamio, ahí sí que se suda, que dicen los mayores que no entienden que paguemos euros por sudar).
He comenzado con carrera continua y ejercicios de cintura. La carrera, medio bien, la cintura un poco peor.
Mientras me contorsionaba de un lado a otro con los brazos en jarra, y luego sueltos y luego a…

He sido bueno

Imagen
El otro día Sergio me convenció para que le cediera mi otro blog, ese que andaba parado hace tiempo. He sido bueno.
Ahora leo su/mi blog y me alegro: Mientras escribe al menos no se tuerce nada. Parece que le ha gustado y ha empezado fuerte, nada menos que tres post en cuatro días. Yo, que dilato mis post por no sé cuántos motivos (otros lo tienen parado por otros tantos, como diría Sabina "nos sobran los motivos"), he pensado que esta solución es muy buena: escribir poco pero más asiduamente. Tampoco va a ser un twitter pero vamos, que quizá durante una temporada pruebe a esto de la escritura compulsiva, franca y sin revisar.

Por probar.