Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2006

Mi paso por La Sexta (Parte II)

La prometida segunda parte de “Mi paso por la Sexta” ya está aquí.Un día me llaman al móvil ( la gente suele escribir “un buen día”, pero ya no me acuerdo si era bueno o qué). Eran del concurso de La Sexta. Una chica con una densidad de “eses” en su verbo mayor del habitual me dice que si puedo ir a grabar el jueves a las 9:00 en los estudios que tienen por la “Ciudad de la Imagen”. Acepto.Envío un mail a M4rt1n y a F. -“Suerte maestro”, me contesta el primero.- “ “ , recibo del segundo. Luego me comenta: -“Claro, como yo no conté un chiste…”. F. es así, el dicho de “Si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma irá a la montaña” no encaja en su filosofía de vida. Él puede esperar años a que la montaña venga a él.El caso es que me tengo que preparar para el concurso:1)Me dijeron que no llevara ropa ni negra, ni blanca ni a cuadritos chicos ni a rayas finas, así que me cojo mi camisa marrón, una que me quedaba bien y ahora puede que también. Tengo algunas camisas a lo “Chiquito de la Calzada

Los ruiditos

Imagen
Soy un poco cascarrabias, lo reconozco. Y me crispo con facilidad. Una cosa que me crispa hasta dejar ronchas en mi piel son los ruiditos improcedentes.
Mi compañero ha traído una bolsa de kikos a su puesto. "¡Crack!"... "¡crack!", "¡cra-crack!". Veinte minutos de "craquidos" que no podía dejar de sentir incluso con la música de Metallica a toda leche.
A veces necesito irme a dar una vuelta, rellenar la botella de agua, mandar algo a la impresora, salir de allí.
Otro ruidito que no soporto es el de mover el café con el palito de plástico con demasiada dedicación, rascando el fondo del vaso: "¡Rash!", "¡rash!", "¡ra-rash!". Un compañero que tenía lo hacía y me dan ganas de levantarme y soltar una hostia con la mano abierta en el vaso o en la cara o en ambos. Me crispo con facilidad.
Más ruiditos: "Oir masticar chicle con la boca abierta". No es que me moleste que alguien mastique chicle mientras tengo la boca a…

Ganaron los heavies

El fin de semana ha sido muy cultural.
El viernes fuimos a ver: “Espinete no existe” de Eduardo Aldán. Nos lo pasamos muy bien. Él tío no para. Casi dos horas de monólogo de humor trepidante.

Luego unas cerves por Vallekas: “Déjame ladrar en tu alcoba, no ves que se está encapotando el cielo…” (“El Drogas” colaborando con Marea).

El humor es cultura, como dice mi profe Jaime. El Rock, el Heavy Metal, también.

El sábado, en Eurovisión, ganaron los heavies. Finlandia ganaba por primera vez en la historia de la mano de un grupo con estética zombie-medieval, y sonido metalero. Acojonaron a más de uno al alzarse con el primer puesto de este cursi evento musical.
El líder en cuestión es purito a Santiago Segura con mascarilla para la piel.
Hoy he escuchado a un colaborador del programa de Olga Viza “El tranvía” en Radio Nacional (RNE) decir que “le repugnaba el grupo”. Podría meterme con él en los mismos términos, pero no lo voy a hacer. Yo creo que hay que respetar todas las tendencias musicales…

Cómo resolver una tarea: Según seas…

Un becario:
Currará a toda hostia y lo hará en la mitad de tiempo. Avisará enseguida a su jefe de que ya tiene la tarea resuelta sin haber hecho pruebas ni nada.

Se llevará unas 200 collejas.

El fijo de toda la vida:
Borrará la tarea del “project” y se bajará a desayunar por tercera vez mientras se imprime un manual sobre fotografía digital. (En la impresora de color, por supuesto)

Se podría llevar una buena colleja, pero no le encuentran en su sitio.

El echador de horas:
Sin arrugar su precioso traje ni aflojar su corbata corporativa permanecerá en su puesto hasta las 11 de la noche para después enviar un correo con copia a 30 gerentes con cinco o seis palabras en inglés y diciendo, básicamente, que “está en ello”.

Se llevará 50 collejas pero no se dará ni cuenta. Las de los gerentes serán por mail, poniendo palabras en mayúsculas como : “Es IMPRESCINDIBLE que te INVOLUCRES en la resolución de la tarea. Un saludo”.

El jefe de toda la vida:
Guardará en secreto la contraseña de acceso a producci…

La reorganización

Hace unos días en la oficina ha habido reorganización. Que básicamente ha consistido en: encerrar a los iluminados con el don de la oportunidad y que se han convertido en jefes de alguien, entre biombos que aparentan formar las paredes de un despacho, y cambiar a unos cuantos esclavos de sitio.

Al final, como decía Lampedusa, “que todo cambie para que todo siga igual” o algo así. Lampedusa no es ninguna dragqueen del Gula-Gula, sino el que firmó “El Gatopardo”, que es como las memorias de Sara Montiel pero en bonito.

A mí no me ha tocado moverme, que siempre toca un poco los cojones. Porque es como cuando te dicen: “Me gusta, pero ¿podría ser A y después B en lugar de B y luego A? “, que da igual, pero lo hacen por tocarte los mismos de antes.

Lo que sí tengo es nuevo compañero a mi izquierda, a mi derecha sigue Sergio, el aspirante a jefe, que tampoco ha tenido que moverse.

A este compañero nuevo le he apodado “El pequeño ruiseñor”. El tío se pasa las horas con los auriculares puestos y …

Análisis a la canción del "Opá"

La canción de “El Koala” es toda una declaración de intenciones. El hijo se enfrenta al padre y le cuenta su intención de abandonar el huerto y criar animales en un corral.Comienza así de contundente: “opá yo viacé un corrá”.Siente, como muchos de nosotros, la necesidad de independizarse de sus progenitores.A veces, los padres quieren que los hijos sigan su vocación militar, médica ose hagan cargo del negocio familiar que ellos han mantenido con el sudor de su frente y que les ha dado de comer a todos.El Koala no es menos y, ante la posibilidad de seguir con el huerto de su padre (Opá) , decide formar su propio corral, su proyecto vital.Para poder llevar a cabo la consecución de nuestros anhelos se necesita sobre todo determinación. Así lo expresa al decir : “Opá, yo viacé un corrá”.Al padre no le pregunta si puede hacerlo sino que le dice, con determinación, lo que va a hacer.A la vez que demuestra su convicción, le transmite al “opá” su cariño y gratitud al decirle que eso no signif…