Entradas

Mostrando entradas de junio, 2006

Portugal I

Portugal es bonito, Lisboa también. Mi condición de turista me hace sonreír a todo el mundo. Y todo el mundo me ofrece comer en su restaurante a ritmo de bacalau, queijo y clavadas varias. Yo lo asumo y pago. Que para eso soy turista y estoy de vacaciones.
Las guías me las empapo, leo todo sobre el castillo, la praça, el Tajo. Me chupo una carretera tres veces porque no hay manera de encontrar la salida que quiero. Cruzo puentes, monto en barco, en teleférico, me meto por pasadizos secretos. Parezco Indiana Jones con sobrepeso moderado, que es lo que me pondrán los del reconocimiento médico de la empresa. ¡Serán hijosdeputa!
Me compro unos pasteis muy ricos y me los como. Aquí comemos cuando hace falta y cuando no también. Eso sí, nunca a la hora adecuada. Cuando no nos pilla viendo un parque, nos pilla a las puertas de un castillo.
El otro día, la hora de la cena nos pilló viendo el Portugal-Holanda y cayeron tres cervezas y un par de tapas. Lo de la cerveza no lo acabo de controlar. To…

El Mundial y el Código

¡Opá, vamo a por el mundiá!.
El Mundial es algo tan importante en nuestras vidas que, aunque a M4rt1n todo esto le resbale, me veo obligado a comentar.
Parece que a los de LaSexta les ha dado pena tener a sus comentaristas así y les han buscado un sitio mejor, en la grada, donde al menos tienen algo más de luz. El problema de la cámara sigue existiendo a pesar de los esfuerzos, y Salinas ( el Gila de la locución deportiva) sigue saliendo por la mitad.
El otro día se marcó una pedantería al decir que no se dice “Cambio de juego” cuando un jugador da un pase de banda a banda, sino que se llama: “Cambio de orientación”. Para a continuación decir que “la pelota va áhi”. Un crack.
Ayer, en la misma de antes, había fútbol. Pero uno ya no sabe si es el repetido, el diferido o el directo. Es como cuando echan un capítulo de una sitcom y después echan uno de la temporada pasada. Uno ya pierde el sentido del tiempo.
Como cuando vas a ver el Código da Vinci. En la novela, aparte de que los protas se …

El estómago

Ayer se me revolvió el estómago. Y no por ver la tele (miento).
Debió ser que comí cosas que no casaban bien. El caso es que cuando llegué a casa, y sin esperar a relajarme, merendé un poco, y no había pasado ni una hora cuando ya estaba apretándome unas cervezas y unas tapas mientras jugaba Brasil.
Y claro, se juntó todo: la mezcla extraña de alimentos, líquidos y el obviar el reposo que el cuerpo necesita. Y se me hizo una pelota en el estómago.También contribuyó ver a Julio Salinas y dos comentaristas más juntando sus parietales como si estuvieran en un fotomatón, intentando, sin conseguirlo, entrar en cuadro.
Y no menos contribuyó el oírles sus comentarios zafios, lerdos, vacíos y nada graciosos.
¡Cuántas veces harían alusión al peinado de Lokó! (que jugó con Angola frente a Portugal)
¡Cuántas veces dirán lo de “¿dónde están las llaves?"!Porque LaSexta tendrá los derechos de televisión del Mundial, pero tiene una mierda de comentaristas. Los respeto como personas, que conste. Y un…

Mi rollo es el rock

Hoy dicen que es el día de la bestia: 6 del 6 del año 06. La bestia ha estado y está muy relacionada con el heavy metal.
De hecho, se ha publicado recientemente “El sonido de la bestia”, donde se intenta contar la historia de esta tendencia artística.

Este fin de semana, como el pasado (Stafas + Sínkope en "La Riviera", muy buenos los dos) ha estado dominado por el heavy-rock.
Bueno, el viernes fuimos a ver a SFDK, hiphop del bueno y por la cara, de la mano de unos sevillanos con mucho arte.
“Mercedes!! ¿qué? no veas si es feo el niño
pero caza las ratas bien, tratadlo con cariño
Mercedes!! ¿qué? que Dios te lo bendiga
que llegues a mayor de edad y este castigo no te siga”…

Pillamos un par de minis de cerveza en una caseta comunista. En las ferias ponen un montón de casetas de diferentes asociaciones revolucionarias, marxistas-leninistas, etc.
Me llamó la atención ver un cuadro con “la hoz y el martillo” hecho como en los trabajos manuales del colegio, con clavos en una tabla e hilo…

Análisis de Impacto

Llevo unos días dándole vueltas a un marrón que tengo y he llegado a una conclusión: Falta un análisis de impacto.
En otros sitios donde trabajé, antes de abordar algo, se realizaba, con mayor o menor fortuna, un análisis de impacto.
Básicamente consistía en ver: si toco aquí, ¿afecta allá?, ¿y acá? Y prever los posibles cambios.

Ahora, donde estoy, todo el mundo toca todo y nadie analiza el impacto. Así, de pronto, encuentras que una cosa ha cambiado o simplemente ya no existe y va salpicando problemas a su alrededor.
Te zambulles en el problema y piensas, como tu colega submarinista, que quizá lo mejor sea quedarse en el fondo para siempre.
Aunque al final, reaccionas y haces una señal a tus compañeros: “Estoy bien, amigos, voy a subir”. Crees que el oxígeno no va a ser suficiente, como cuando llevas 40 kilómetros con el coche en la reserva, pero por suerte, consigues salir.
Luego te puede dar por hacer poemas o beber cerveza hasta el amanecer. O las dos cosas a la vez…

Me dan ganas de sac…