I Congreso Universitario sobre el Monólogo Cómico - UAM - Día UNO

Entre el 3 y el 6 de noviembre se celebró en la Universidad Autónoma de Madrid el I Congreso Universitario sobre el Monólogo Cómico
Pasadas las fechas no se encuentra información sobre lo que pasó esos días. Sirva esta pequeña entrada como imperfecto e incompleto resumen de cosas que pasaron por allí.


El lunes 3 de noviembre, a eso de las 11:00 y algo (hora prohibitiva para un monólogo cómico, no digo ya para un cómico) encontrábamos apurados el salón de actos entre los miles de escalones, barandillas, pasillos y módulos que componen la infernal disposición arquitectónica de la UAM. Sobre el escenario, gente insigne que presentaba el congreso intentando por un lado darle el aire académico que requería la ocasión y por otro el tonito simpaticón que no requería.

Tras esta inauguración oficial de las autoridades, el hermano del Gabilondo de la SER, el que fue ministro, Ángel, presentaba, ya con Goyo Jiménez incorporado a la zona noble del salón, a éste. Dijo cosas como que "el humor es la distancia de uno respecto a sí mismo" (las comillas hay que ponerlas entre comillas, porque lo mismo no es literal, tampoco sabemos si cita a alguien o reformula sobre una cita).


Don Ángel fue más preciso y conciso y pronto dio pasó a Goyo que, micro inalámbrico en mano, de pie y acertadamente delante de la hilera de mesas que construían una trinchera previa a la cuarta pared, se marcó una conferencia, monólogo, discurso, disertación brillante a nuestro parecer sobre el humor, el arte de subirse a una caja a decir cosas, qué pasa con el público, qué pasa con las instituciones, qué pasa con la vida.
Goyo Jiménez dijo cosas como (última advertencia sobre las comillas): "La gente en España no escucha."; "El cómico quiere que le quieran y quiere querer."; "El monólogo no es nada. Está todo por hacer."; "Somos un pueblo de destruir lo épico".

También habló de ese objetivo que estaría bien enfilar cuando uno escribe humor y proyecta el humor: conseguir, como la tragedia griega, la catarsis en el espectador: una reflexión, un cambio posterior. Salir del show reído y con la semillita de una futura pensada.

En definitiva, brillante, vibrante y acertada elección por parte de los organizadores de convocar a Goyo Jiménez (que sí, que es famoso también) para inaugurar este congreso. 






Tras un breve descanso llegó el turno a una mesa redonda: “Las series de TV sobre stand-up

comedy: desde Seinfeld hasta El fin de la comedia”. Fue moderada por Dani Alés, que estuvo, como parte de la comisión organizadora, de aquí para allá, a veces visible a veces en un discreto segundo plano, según necesidades. Nuestra enhorabuena a Dani. 

Participaron en la mesa Ignatius FarrayMiguel EstebanJordi Costa, Alberto Rey y Mariló García (meteos en sus timelines si necesitáis saber quiénes son). Sobre todo se habló de "El Fin de la Comedia", serie de Comedy Central España que se estrenaba esa misma semana. Pero muy bien enlazado con otras reflexiones "seriófilas" y vasos comunicantes entre stand up y televisión o cine. 

Entre otras cosas anotamos lo siguiente: 

Miguel Esteban: "Se da más el proceso cómico – actor que no de actor a cómico".
Ignatius recuerda a Lenny Bruce, que habla de él mismo o Richard Prior, que tiene pasión por contar cosas personales. Ignatius opina que el stand up comedy debe aproximarse a eso; a que la distancia entre personaje y persona sea lo más corta posible.
Miguel Esteban dice que Ignatius quizá sea una versión exagerada pero no deja de ser él. 
Ignatius cree que no es casualidad esta relación entre series de televisión y el stand up. Porque es una estrategia de aproximación a la realidad. Ej: Seinfeld, Louie. Gente que se interpretan a sí mismos.
Jordi Costa habló algo de posthumor también, en adelanto a su conferencia venidera. También aportaron cosas Alberto y Mariló, sobre el fenómeno Louie y más... 
Pero concluimos con dos citas recogidas desde los estómagos de Ignatius y Miguel Esteban:
Ignatius: "La base para la comedia es la honestidad".
Miguel Esteban: "Todos somos disfuncionales. Los que nos dedicamos a esto".


Para acabar la mañana estaba prevista una actuación del propio Ignatius que fue sustituida por algo realmente divertido: el cómico nos contó una anécdota sobre una movida a través de las redes sociales con el actor Juan Echanove. Divertida y consumida desde esa hilaridad con que Nacho(Ignatius) escala emocionalmente en sus reflexiones.

Hubo más, pero no estuvimos presentes. Si hay ganas y tiempo próximamente otra entrega.








Comentarios

Entradas populares