Personajes de Oficina III : El simple

Termino (o no) esta trilogía sobre los personajes de oficina que se inició con Personajes de Oficina I : El pelota y se continuó con Personajes de Oficina II : El listo, de los que se puede decir tanto, lo mismo y lo contrario, con ese compañero invisible, ese ser inanimado, ese trabajador "hibernante" que es EL SIMPLE.

15:45 P.M.

Llego de comer un poco jadeante, por todo. Por subir las escaleras, por el medio pollo con patatas que me he apretado de segundo, por el vino con casera o la cerveza, y sobre todo, por el postre, al que siempre echo la culpa de mi erupción estomacal: Dos mandarinas.

Sí, es como cuando sales por la noche y le echas la culpa de las vomiteras matutinas al pincho de tortilla o a las porras.

El caso es que llego de comer y ya casi todos están en su sitio. Mientras me quito la chupa, saco el móvil, jadeo, lo dejo al lado del cuaderno, me atuso el pelo, me cuadro en la silla, jadeo, paso los dedos por la comisura de los labios tanteando una posible miga de pan aislada, sigo jadeando, me vuelvo a cuadrar en la silla, cojo el ratón y miro a la pantalla, caigo en la cuenta.

Mientras yo me muevo más que un suéter el primer día de rebajas mi compañero de al lado, El Simple, apenas habrá movido un par de falanges (contando manos y pies).

El Simple, en adelante "Simpli", lleva ahí desde las 8:00 A.M., al menos yo no lo he visto moverse. Cuando yo carraspeo mi "bu-días" él me suelta un "oa" muy bajito, tan imperceptible que a veces te dan ganas de decirle: "¿Te pasa algo? ¿cuéntaselo a papá-Truman?". Pero es tan seco que te echa para atrás, es como si una pantalla de metacrilato no te permitiera atravesar su burbuja de intimidad.

Hay quien cuenta que vino en una caja en la última mudanza, junto con dos servidores y una pantalla, pero sólo es una leyenda.

16:10 P.M.

He decidido comprobar el estado de vitalidad al que es capaz de llegar Simpli así que intento interactuar con él.
-Simpli, perdona, ¿a tí te funciona internet?
-No sé, hoy no he entrado- contesta apartando la mirada de la pantalla un breve lapso de tiempo, el suficiente para poder ver su rostro de frente por primera vez.

"Hoy no he entrado", dice. El Simpli, el día que nos quitaron internet, no dijo nada, no se quejó, no hizo ningún comentario. Se quedó mirando la pantalla. Por eso, cabe la posibilidad de que diga la verdad y ahora que podemos navegar por ciertas páginas siga sin entrar. Pero no me lo creo.

16:20 P.M.
-Simpli, perdona, ¿cuánto tiempo llevas aquí?
La pregunta no es capciosa, pero podría serlo.
-¿En Gasne?
-Sí, en Gasne.
-Siete años.
-Joder-pienso-lleva más tiempo que el logo.

En el tiempo que conozco a Simpli, más de dos años, habré intercambiado con él no más de diez frases, seis hoy. Simpli habla poco o nada. Tiene un par de coleguillas con los que se supone que come, de "taper", en el "office"; y que vienen a buscarle para ir a desayunar. Simpli siempre les dice que no va, que "está muy liado". ¡Coño, vamos a estar todos muy liados! No sé cómo no se cansan de venir un día y otro a recibir la misma negativa.

16:30 P.M.
-Simpli, perdona.
-¿Sí?-dice. Noto un leve y breve resoplido de molestia contenida. Esto marcha.
-¿No tendrás por ahí un cargador de Nokia?
Yo sé que lo tiene y él sabe que yo sé así que no le quedan más huevos: Abre su cajonera, saca el cargador y me lo da.
-Gracias-le digo.
-"Ada"-creo que dice.

Simpli le dejaba el cargador a un compañero sudoroso y tardón que se sentaba enfrente y que le daba mucha conversación. Sus monitores chocaban de vez en cuando. Así estuvieron más de un año hasta que ya los cambiaron por TFT's, más finitos y bonitos y despidieron al compañero sudoroso y tardón.



Fue de un día para otro.
-Mañana no vayas a Gasne, vente a la oficina-le dijo el intermediario desaprensivo-...no están muy contentos contigo, necesitan más compromiso-le escupió cuando el compañero sudoroso y tardón le pidió alguna explicación.
Llevaba más de año y medio subcontratado y apenas le dejaron 25 minutos para recoger sus cosas, cerrar tareas abiertas y enviar un correo de "adiós".

Simpli no fue a su despedida, al día siguiente, ni puso dinero para el regalito. Eso sí, cuando el compañero (el sudoroso y tardón) se acercó para despedirse le dio la mano y le dijo:
-Que tengas suerte- y volvió a mirar a la pantalla antes de que pudiera decir "gracias" el expulsado.

Simpli no opina, no se mete con nadie, nadie se mete con él (bueno, yo un poco). Si le cortan internet, ni se inmuta, si no le dejan usar el teléfono, ni se inmuta, si mañana le dicen que le quitan la silla estoy seguro que mantendría la postura como si siguiera sentado. Si le alargan el horario, si le cancelan vacaciones, si no le dejan usar la cafetería, él sigue ahí, al pie del cañón y trabajando, que para eso le pagan.

17:00 P.M.

-Simpli.
-Qué-se gira en la silla y me mira por encima de las gafas.
-¡Se gira, se gira!-pienso.
-¿Con qué estás?-digo mordiéndome el labio. ¡Qué ganas tenía de soltarlo! "¿Con qué estás?" es una de las preguntas más tocapelotas que conozco y por ello, una de las más usadas no sólo por jefecillos de medio pelo, sino por aspirantes a jefe y compañeros trepadores. Yo muchas veces contesto: "¿Ahora mismo? Pulsando la barra espaciadora".

Simpli se revuelve en la silla y evalúa la contestación. Me imagino mientras le sonrío que habrá descartado al menos las dos primeras que le hayan venido a la mente.

-Estoy con lo que estaba Lota...Felis me ha mandado un correo para que les eche una mano.
-"¡Bravo, Simpli! eres un fenómeno. Sabía que podías decir frases largas"-vuelvo a pensar. Bueno, la verdad es que me paso el día pensando.
-¡Ah, muy bien!-le digo.

O sea que el Lota no puede con el trabajo, a pesar de su disposición, y el Felis ha pensado en su recurso más efectivo, este periférico que en sueños se ve dulcemente enganchado a la máquina mediante un puerto USB y que aquí llamamos Simpli.

17:15 P.M.

Enjuto Mojamuto a su lado parece un "breakdancer".
He dejado un rato a Simpli con sus cosas y su ensimismamiento pantallal. Aparte de porque empiezo mi retirada progresiva para salir escopetado a las 17:30 P.M., o sea, a mi hora; porque Felis se acaba de pasar por su sitio y acaba de llamar a Lota para humillarlo un poquito más delante de su efectivo y parco compañero.


Entonces veo que llega el momento de volver a los Motörhead, mirar a mi pantalla y dejarme llevar hasta el final de mi jornada. Ésa que el Lota y el Simpli no conocen ni gozan porque la entienden propia de seres inferiores, torpes y sin principios. Seres como yo...lástima.

Comentarios

Drea ha dicho que…
Truman, por favor, no lo dejes en una trilogía. Es realmente divertido e interesante, y yo ya me he enganchado...
Anónimo ha dicho que…
Soy Germá gran. Vaya personajes! Parece que las relaciones laborales son tan complicadas. Espero que también hagas relatos de personas normales, cuyas vidas vayan más allá del trabajo o tengan una relación más amable en el ámbito laboral.
Saludos cordiales.
Fins aviat! Ja ens veurem amic Truman
Anónimo ha dicho que…
osstrass...q claustofobia de lotas y simplis y sudores del felis....juajuaaa

me da lástima de esa gente la verdad...y al mismo tiempo siento incomprensión....no entiendo....no cafés, no comidas, no vacaciones...trabajo porque trabajo...y cuando salgo del trabajo estoy en el trabajo...no tengo otra vida más q esa...osstrass...

no no y no....prefiero estar loco!!jaja

pobre de mi madre!

Entradas populares