Lichis II parte

Tras la primera parte, ahí va la segunda acerca de mi conexión Lichis.

Desaparecido, para mí, tras la gira del "Ni jaulas ni peceras", me lo encontré en el canal local TeleK (la tele de Vallekas sin licencia, porque no las quieren dar, y que interesa a más de uno cerrar).

Allí se marcó algún tema guitarra española en manos (se toca con dos, ¿no?).
Había aparecido "Hotel Lichis". Un discazo que no tuvo el éxito de "Vestidos de domingo" y "Ni jaulas ni peceras", pero que tuvo más repercusión que el de "Cabrón".

"Hotel Lichis" comienza con una canción que ya quisiera firmar el mismísimo Sabina y encierra, en otras tantas, la sublime sustancia poética dentro de lo que algunos llaman pop y el señor Lichis reivindica como POP.
Disco en el que se apunta una declaración de intenciones sobre su nuevo rumbo vital. El que inevitablemente tienen que coger las grandes estrellas si no quieren acabar la función antes de tiempo.


Este disco no fue acompañado de gira como tal, aunque se le vio, por ejemplo, por el Extremúsika con un show menos excesivo.

Y de pronto el Lichis apareció por Cádiz...

Carteles del chiringuito de Eloy, La Gata (maltrecha ahora por orden municipal) anunciaba la agradable sorpresa de la actuación de La Cabra Mecánica por allí.

Y allí estuvimos, cerveza en mano, posaderas en la arena y en la boca cada uno de los temas que se fueron desgranando.



Fernando Polaino (el doble de Santi Rodríguez) en un mano a mano con el Lichis y un poco de percusión arrítmica a cargo del ahora baterista de Fulanos de Tal (bueno, ahora se hacen llamar Fulanos y la Mengana Band) elevaron el nivel del mar con su buen rollo, sentido del humor y contundencia farandulera.

Dos tardes estuvieron por allí. Dos fiestas.

Fue muy gracioso encontrármelo en la barra, tras el concierto, sin agobio de ningún fan. Le dije que le estaba buscando para darle un abrazo.

Charlamos un rato, a ratos también. Nos vino a interrumpir el mismísimo Javier Krahe (no todo va a ser follar). Del que dije al Lichis, él era el "hereu". Aunque también tiene el toque libertario de Kiko Veneno. Heredero de unos cuantos, pues.

Allí, emocionado por el encuentro y las cervezas al sol, pude proponerle algún tema que quizá fructifique. Fructificará de alguna manera. Los proyectos, con acción, salen adelante.

Y la última conexión Lichis se fraguó tras las puertas del Hebe de Vallekas, cerrándose el círculo de nuestros encuentros lejanos. El garito celebraba la fiesta de apoyo a la Batalla Naval de Vallekas. El día antes de Nochebuena se marcaron por allí, Fernando y él (ya ni batería les hace falta), una noche buena.

No le abordé esa noche, la navidad me reduce la actividad creativa y las ganas de socializar. Pero por allí anduvimos (que poco me gusta este pretérito perfecto simple).

Ahora estamos a las puertas de recibir un nuevo disco, gira incluida. Por allí andaremos (me pirro por los futuros)



"si mis sueños no te dejan dormir
cuenta ovejas, no me rayes" Miguel Ángel Hernando.



Comentarios

Entradas populares