Como un marqués

Hay muchos tipos de turistas, pero ninguno tan friqui como "el marqués".
El marqués es un turista pobre que va de rico, lleva un bañador descatalogado desde 1970, usa la toalla del hotel para ir a la playa, lee el periódico sin parar, no habla con su mujer y lo más importante de todo: Es el único que no se baña en la piscina. Tan sólo va de la tumbona a la ducha y de la ducha a la tumbona.

Pero claro, no hay marqués sin marquesa.
La marquesa lleva un pareo con menos gracia que una miss contando monólogos de humor. También lee mucho, tampoco habla, y tampoco se baña en la piscina.

Los dos usan gafas de sol a lo Aristóteles Onassis y están perdidos en el hotel, sin su añorado yate que nunca tuvieron. Aún así, ese silencio sepulcral les da una aire de superioridad que bien se lo quitaba yo de un atunazo en la cabeza. Pero no merece la pena.

Yo sí me baño en la piscina, ayer me tiré a "bomba" para ver si despertaban de su letargo. Aquellas gentes, compañeros de piscina, me recuerdan a los personajes de Tío Vania: perdidos, solos y aburridos.

Yo creía que estaba disfrutando de mis vacaciones como un marqués, pero ahora me doy cuenta que no, que las estoy disfrutando más que Zidane rematando de cabeza.

Comentarios

Ex Aspirante ha dicho que…
Siento decirlo, pero ahora que se han acabado tus vacaciones y aunque no se x cuanto tiempo, pero espero poder volver a vivir como un Marques, jeje, de momento saco tiempo para un comentario ... y para leer el periodico por internet, ya no recordaba lo que era eso

Entradas populares