Otra vuelta

De vuelta a un horario más civilizado, aquel que permite trasnochar un poco. De vuelta a costa de algún necio que hace buena una reflexión (mía) : "No es más buena gente la que más sonríe".
De vuelta y a vueltas con las novedades tras mi vuelta(¡qué mareo!) de las vacaciones.

Tras un dudoso merecido descanso (ya se sabe: “Si no tengo otra cosa que hacer, trabajo”) y una vez relanzada la actividad económica en diversos lugares a base de mi compulsiva manera de gastar euros me da que vuelvo a sentarme unas cuantas horitas al día para calmar a acreedores y sentirme realizado como persona.

Atrás quedan los largos en la piscina, que me comprometo a continuar en cualquiera de invierno que no tenga todas las calles llenas de candidatos a bombero, porque si no, salgo del agua con más estrés que cuando entré.

Atrás también las puestas de sol, en breve saldré cuando éste haya caído ya, adiós Sol, pues.

Atrás el quedarse una hora más en la cama, por ejemplo un martes, si me apetece.

Y otra vez a echar a la lotería primitiva, soñando cómo repartir el pedazo bote de manera nada equitativa.

Otra vez pensar que hay que cambiar de forma de vida, que esto de currar así no es vida, no hay forma de llevarlo; a ver atractiva cualquier profesión que no sea la nuestra:
-“Aquí reformas un poco esto y pones un bar de tapas y te forras”.
-“Te traes platos de China y los pintas tú como quieras y te vas a los mercaíllos y te forras”.
Lo importante sobre todo es eso, que al final te forras, así de fácil.



Y encima y a pesar de todo, cualquier día de estos acabo de director-gerente o de systems-manager o de manager-manager sin comerlo ni beberlo.

Y el euribor mientras subiendo como el palo de una brocheta, haciendo picadillo a todo el que anda justito y con forma de cebollita.

A todo esto el kilo de ciruelas se dispara y me tengo que pasar a la uva pasa y mi tita debe moderar el consumo de nueces, porque la pensión no le da para más.¿De dónde sacará ahora la energía, la pobre, para fregar las persianas?

Y otra vez a escuchar las típicas noticias de septiembre: la vuelta al cole, los coleccionables y en cuanto nos descuidemos nos vuelven con la gripe aviar, que ahora parece que ya no se mueren pollos de estornudar (¡Jesús!).

Y otra vez a reencontrarse con los amigos, que nos enseñarán, otra vez, 2000 fotos de su viaje al fin del mundo, mientras tú, pobre, pasarás una y otra vez, la tuya de la mezquita de Córdoba.

Lo que es la vuelta, vaya.

Comentarios

Entradas populares